Investigadores del campus buscan fórmulas para mejorar la potencia eléctrica de los rovers lunares

El polo sur lunar es un lugar de interés científico por la posibilidad de que allí exista agua congelada. Sin embargo, se trata de un emplazamiento complicado para el estudio ya que combina regiones en las que nunca luce el Sol y otras en las que nunca se oculta, por lo que un vehículo trabajando en esta zona debe adaptarse a ambas situaciones. Esta necesidad, no obstante, plantea un reto científico más, ya que las tres fuentes de energía indicadas por separado para alimentar los vehículos lunares no tripulados –solar, generador termoeléctrico de radioisótopos (RTG) y baterías– presentan aspectos desfavorables.

Ir a la fuente
Author: S.F.