Se puso nervioso en un control rutinario y los agentes acabaron descubriendo que llevaba una pistola ilegal lista para disparar

El acusado, que no tenía licencia para el uso del revólver, aceptó una condena de un año de prisión en un juzgado de Ourense

Ir a la fuente
Author: La Voz