“Tengo la convicción de que mi hermano Celso sufrió un crimen, está clarísimo”

El sábado 9 de abril de 2016, el policía Celso Blanco Álvarez acudió a la comisaría provincial de Ourense a las 15.48 horas. No era un día de servicio para él. “No hay constancia de que tuviese concertada cita alguna, ni que hubiese acordado reunirse con nadie en su despacho de la quinta planta”, dice el tribunal en el auto que ha cerrado el procedimiento judicial sobre la muerte del agente –con un disparo de una de las armas robadas en el búnker policial en 2014–, un hecho datado entre las 15.50 y las 17.00 de ese día.

Ir a la fuente
Author: Javier Fraiz